La fibra dietética ayuda en el control de peso

La cantidad de fibra necesaria que debe aportar tu alimentación para obtener los beneficios de salud asociados a este componente de los alimentos, se establece en torno a los 25 gramos diarios. (EFSA, 2010)1. Es un valor que atiende las evidencias en el plano de la prevención de la obesidad y de las enfermedades relacionadas.

Y aunque hay distintos tipos de fibra, con características muy diferentes, los estudios han demostrado su efecto positivo en la salud, por controlar el tránsito intestinal, reducir la lipemia y los niveles de colesterol total y colesterol-LDL, así como el riesgo de enfermedad coronaria, diabetes mellitus tipo 2 y el peso corporal. 


La conexión tan sólida entre la fibra dietética y la salud deriva en el consejo nutricional de consumir frutas y verduras en la dieta cotidiana.  La fibra aportada por los alimentos tiene una efectividad fisiológica mayor que la fibra suplementada para proteger la salud y prevenir enfermedades, por lo que es más que sensato inclinarse en este sentido. 


Te recomiendo entonces para alcanzar el consumo de fibra e incluso incrementarlo, planificar una dieta variada en la que predominen los alimentos vegetales y priorices los cereales en su versión integral.

Un plan efectivo con el que puedes asegurarte la mitad de la ingesta de fibra  con relativa facilidad consiste en incluir 2 piezas de fruta desecada (ciruelas, albaricoques) y 1 puñado de cereal integral en el desayuno. Podrías luego completar la fibra del día incorporando una ensalada de vegetales crudos y fruta (naranja, caqui, kiwi). También puedes aplicar y es fácil de recordar la estrategia “5 al día”, 3 piezas de frutas y 2 raciones de hortalizas para repartir a lo largo de la jornada.


Publicado: 20 de Junio de 2017